miércoles, 29 de agosto de 2012

No se mucho de mecánica ni tampoco me interesa, por eso cuando mi hija preguntó como los autos funcionaban le expliqué que dentro de cada motor habían muchos conejos esperando en sus ruedas y que cuando apretaba el acelerador una aguja los picaba para obligarlos a correr.
Pensándolo bien, debí ser más creativo pues ahora no se sube a ningún auto pensando en los pobres conejitos.

No hay comentarios: