martes, 10 de mayo de 2011

Esquina

No encontré la paz entre tus brazos y recuerdos,
ni en los besos ni en los sueños.
Aquí tengo paz, con un cuaderno al lado,
con un cigarro empuñado,
 la música con la que la gente danza a su compás
y unos sueños locos de que ésta vez el lápiz no sea
tan avaro, pues sólo quiero llenarlo con las palabras
esquivas que alegran mi corazon  para ser un futuro lector.

No hay comentarios: