martes, 14 de junio de 2011

....

Toda mi vida he sido alabado, soy lo mejor que ha pasado, el más caballero, capaz, inteligente, maduro, atento...ya olvidé cuantos adjetivos...
¿Qué imagen es esa? ¿Qué imagen cree de mí?¿Yo cree?
Ahora creo que no.
Nunca quise llorar mis penas, sólo las mordía y las sufría en mi mismo. No soy ningún ejemplo!
No soy ni un cuarto de todo lo que me han dicho, no quiero decepcionar a nadie y ya estoy cansado.
¿Por qué todos esperan tanto de mí?
He negado y negado todo lo que ha pasado y he proyectado algo tan soberbio (en ambos sentidos) que con todo he arrasado y no es que pretenda ser eso, es lo que el mundo me enseñó.
Como te dije antes, sólo quiero ser un niño al que alguna vez alguien cuide, me cansé de cuidar a los demás y a mi mismo, todavía me veo arrastrando el carro de la feria con trece años, solo, con todos los precios en mi mente, con los todos los partidos que mi papá nunca jugó junto a mí, con las salidas familiares que nunca tuve, y ahí está, el niño magistral, maduro y esforzado, que aprendió a hacer todo solo, que triste pasado, y que al final supo salir, crecer y de nadie depender.
Y un aun extraño todo eso, me gusta imaginarlo, mi familia feliz, pero como suele pasar más me alejo de eso y como mostrarme ante ti, como me siento ahora y por primera vez digo esto.
Hecho tanto de menos, podrías llamarme un ratito, pero como lo sabrías?. Te necesito ahora!
17/04/2009

No hay comentarios: