martes, 15 de febrero de 2011

El Tunel


Se que Castel entendería lo que aveces pienso. Hoy por lo menos lo hace.
Yo no lo entiendo a el, por lo menos hoy no lo hago. Si llegase a justificarlo creo que estaría a un paso de mi decadencia perfecta.
También pienso en otro pintoresco personaje, comparto con el, Juan Pablo también, a quién más dañamos es a quién más queremos. Verborrea.
Odio cómo tan bien puede describirme un maldito libro, enfermo por lo demás. Si dejase de fijarme tanto en los detalles, en las apariencias, en lo que la gente pudiese pensar, ¿Estaría un poco más tranquilo?
Tengo miedo de terminar como mi amigo, buscando con paciencia y de una forma escalofriante un muy buen argumento para explicar mis horrores, aunque en el fondo saber que tan perdido me encuentro.
Hoy sin embargo lo leo y no lo entiendo, ayer si lo hacía quizás mañana vaya a la estancia a acabar con todo lo que me tortura.
Al final sólo había un Tunel.

No hay comentarios: