miércoles, 29 de septiembre de 2010

Tef

Odio tu estupida forma de ser,
tus palabras que nacen vacías y que intento creer.
Tu triple sentido para hacerme sentir
algo que no puedo siquiera explicar.
Me dejas como un idiota a medio camino
de todo lo que prometiste sin decir,
y que tus ojos verdaderos confirmaron
haciendo real para los míos tales sentimientos.
Quisiera tu mano que buscaba la mía
para sentir que no mentiste sobre todo,
o por lo menos sobre lo que me importa.
Debo decir que inclusive guardo cierto rencor,
pero más aun odio mi maldita sinceridad,
mi semi-inocencia y mis ganas de verte feliz.

No hay comentarios: