viernes, 12 de febrero de 2010

Chenchella

Y de los paseos en rodeos de vueltas y vueltas y de pronto a esquivar, un roce secreto, un suspiro en tu oido, ese de mi mano en la tuya y de tus labios en los mios. Y esos paseos inocentes, que por el parque haciamos, recordandonos lo culpables que somos, recordándonos donde quedamos, lo niños que somos y lo ilusos que fuimos.

No hay comentarios: