viernes, 26 de junio de 2009

Da igual

Hoy hace demasiado frío, sobre todo a esta hora, es tarde, lo sé, pero no importa se que puedo "relajarme" un poco y escribir. Aveces tengo taaaantas cosas en la cabeza que siento explotará, otras veces no tanto, y ahora nada. Es raro, solo quiero decir algo, no se que, ni a quien, mucho menos como, es que no me siento bien con nadie en realidad.
Crisis existencial, demás, demás que no, quien sabe, yo creo que da igual en realidad, si al final nadie sabrá, quizás, quizás... me carga eso que siempre te decía "quizás, algún día, quién sabe", no sé como me aguantabas, y aun lo haces.
Otras veces sólo me siento, y me refiero solo, me fumo "mi" cigarro y ya, es que tampoco me siento a gusto ahí, en realidad en ningún lado, prefiero borrarme un poquito para no pensar todo esto, a cada momento en cada esquina, en cada vagón.
Te hecho de menos, a mi manera, otras no, otras sí, es que me acuerdo de las cosas buenas, y de las malas, de las promesas, de las mentiras, y del cariño, ahí si que no aguanto y solo quiero abrazarte, me da lata ser tan pendejo y quedarme pegado, siempre me pasa, hasta cuando me pregunto.
Da igual, es que quiero hablar con alguien, no encontré a nadie hoy, mañana tampoco, pasado quien sabe, y al final, todo da igual, si todos tenemos el mismo fin.

lunes, 22 de junio de 2009

To see you when I wake up...

Como podemos quejarnos con el ser más maravilloso a nuestro lado?
Muchas veces está demasiado cerca para verlo y sentirlo, es que las respuestas más obvias son las que enfrente tenemos y que nunca tomamos, y por que no decirlo, las más acertadas.
Me acuerdo de Juanes con su maldita canción, es que tan cierta es, después solo querre un abrazo tuyo y quedarme dormido una vez más junto a tí, y me da miedo pensar que ya no será nunca más así, y no soy lo suficientemente fuerte para aceptarlo, quizá mucho menos, acatarlo.
Sólo quiero que sepas que te quiero infinitamente, que nunca quise lastimar tu precioso corazón, es que eres tan buena y yo solo soy todo y no más de lo que un hombre puede llegar a ser.

domingo, 21 de junio de 2009

Quiero

Quiero tantas cosas, por sobre todo ser feliz, y qué significa eso? ufff... difícil, quizás todos tienen una definición propia para eso. No quiero hacer sentir mal a otros, sin embargo, lo hago, como siempre y es que las cosas pasan así y aunque trate de hacer algo bien, al final todo sale mal.
En estos días de verdad algo cambió, no se lo qué será, y es que quizás aun no quiera darme cuenta de eso, me cuesta mucho ver con claridad.
Quiero ser feliz haciendo lo que hago, compartiendo con la gente que más aprecio, y que alguien este ahí conmigo, poder ser yo mismo, poder hacer miles de cosas, como me gusta.

jueves, 11 de junio de 2009

El Viaje

Un día dijo que viajaría al sur, los besó en la frente prometiendo que pronto volvería, lo vieron partir envuelto en su largo abrigo, la lluvia caía fuerte y a cada paso ésta lo absorvía más y más para al fin desaparecer. Esto fue hace 10 años, pero nunca más se supo de él.
Amanece en la villa, y como de costumbre tomo mi café mirando las calles por mi ventana. Vi a un hombre, solo, se acercaba a la casa que 10 años antes había salido, era aquel hombre. Bajé las escaleras y hable con el, me contó de lo mucho que había cambiado la ciudad y lo sorprendido que estaba, le recordé lo que eran diez años "las cosas cambian", le dije. "Es verdad, ya no eres el niño que solía decirme papá"...

domingo, 7 de junio de 2009

Lo que los labios de un niño dicen

Como una pesadilla. Hace ya algunos años, quizá un poco más, se paraba bajo la lluvia, sobre los árboles o miraba por la ventana como ellos jugaban, pidiendo un porqué, pidiendo estar en sus zapatos. Y es que nunca entendió porque la vida es así y tal vez aun no lo hace.
Le gustaba verlo llegar, con ese aire majestuoso de la visita pasajera y bien a lo lejos, no es que prefiriera eso, pero no tenía nada más que soñar. Lo abrazaba y le decía "te quiero" mientras rompía todos los papeles que la navidad o los cumpleaños le hizo llegar . Hoy el sabe que el cariño si tiene precio, y la felicidad también. Aun le cuesta entender porqué, aunque la lluvia después de los breves encuentros era intensa y arreciaba sobre sus blancos ideales, como deseaba verlo despertar e ir cada mañana acompañado por una protectora imagen.
Aun recuerda ese café incomodo que se servía, aveces apurado, aveces no, pero aun persiste en sus ojos los gritos y peleas.
Como entender que las promesas el viento se las lleva y solo ahí quedarán, el no nació capaz de ver más alla, es que todavía recuerda como se escondía al verlos pasar, luego el silencio y ya no recuerda nada más.
Lo único que el quería es que alguien más que solo el supiera que ese personaje si exístia y que inclusive podía ser como todos los demás.

miércoles, 3 de junio de 2009

Inspiración

Ahora que lo pienso, sí, me gusta el invierno, aunque prefiero el verano porque tengo más tiempo libre, pero en fin, todos nos contradecimos, por que yo no?
Me gusta solo por que llueve y hacer el tipo de estupideces de correr y mojarse en la lluvia, mirar al cielo que está llorando y tomar un poco de su sabor, no es tan malo como yo pensaba, por lo menos eso creo, o el smog que nos inunda sabe bien. Quizás que será.
Me gustaría ver como llueve en otros lados, o mejor sólo me paro en medio de la calle con los brazos estirados y los ojos cerrados para sentir como el cielo se desangra, para sentir que aun soy un niño, y para sentir que todo el mundo me mira pensando de donde se habrá escapado aquel loco.

martes, 2 de junio de 2009

Me gusta

Mirarte cada vez que pueda, ahogarme un poquito más, hundirme en recuerdos, y dormirme pensando que te hago feliz. Me gusta no pensar tanto, porque se que todo está mal. Me gusta no soñarte tanto para que no me tortures todo el día, dejame la noche para mí y un poquito de felicidad. Me gusta no ser yo mismo, pintar una máscara más expresiva que todo lo que un día pueda decir, es que ya no quiero ser yo mismo, sabiendo que si lo hago todo esta mal. Me gusta, ya no tanto, ser así. Me gusta ver sonrisas, me gusta mi mundo feliz, pero a que costo?
Nunca me entenderás como yo tampoco te entenderé y es que no nacimos para hacerlo, y tu tía tenía razón. Me gusta ser así, aunque ya no me gusta tanto si jamás así seré para tí.

lunes, 1 de junio de 2009

Irreal

Miraba con esos ojitos de vidrio, así de falsos y con brillo que no es suyo, ni color, ni pupilas, ni nada que se acercara a lo real, y así se presento ante mí, con su sonrisa a medio sonreír, esa que a veces todos ponemos, quizás de desagrado o quizás para parecer algo, tal vez no le di importancia y estreche su mano, así como lo hago con cualquiera que me salude (pienso en lo que dijo el tipo de la bici). Y quien sabe donde aprendí eso, porque no supe que contestarle, el punto es que cuando se acerco a mí, con su luz sin luz, que todo cubría con su oscuridad, si se que no me di cuenta, que deje atraparme por su sombra, y ahora solo su sombra soy, perdí mi yo de siempre, y perdí eso que todos decían que era mío, eso que yo jamás quise entregar, pero ahora le pertenecía a esa sonrisa vacía y a esas palabras no menos vacías, y así pensaba en mi vaso medio lleno, medio lleno de ideas, y rebalsado de lamentos y pasados, con voces frías y lejanas, esas que se quiebran con el tiempo y que con mucho trabajo cada día intento volver a pegar, quizás para que, si rotas están, más frías por su frio, ese frío que el tiempo dejo atrás y siguió enfriando con su paso de segundos de nunca acabar, y no le di importancia, porque "sabia" que no era de importar, y ahora bajo su luz sin luz, su sonrisa sin sonrisa y todo lo que aparentara ser de este mundo, ese mundo bien lejano que no es de aquí, tampoco de allá, pero de este mundo al fin, no de ese, si no de este mundo, y así con cada giro (así como los del mundo) todo comenzaba otra vez, y lo revolvía con placer quizás, ese placer del enredo y de las palabras mal interpretadas, de los insultos mal expresados, y esas caras que no son más que hojas de papel en las que puedo escribir toda una historia, que quizás se resumen en un te quiero, o no, parece que solo eso importa, aunque antes ni importancia le daba, tal vez no importaba navegar en ese mar, profundo y secreto, si, secreto de distancias inmensurables, y que yo llene gracias a tus ojitos de cristal, gota a gota, con lágrimas de quizás que ojo, pero yo se que lo llenamos entre los dos, uno hacia y otro deshacía, y viceversa y los nudos que anudamos, demasiado bien estaban, que seguimos amarrados, x eso invisible que todos ven menos los protagonistas, es como raro, sin sentido, ni forma, ni explicación. y con cada pasito, lento y rápido, más lento que rápido, se acercaba, poco a poco, hasta que muy cerca como para verse estaba, y nunca se vio, frente a su espejo empañado x su respiración, esa que se acaba suspiro a suspiro, porque el tiempo corre hacia atrás, y parece no perdonar, y si pudiéramos engañarlo, como su frente en el espejo sin reflejo (empañado), y esta es la mejor explicación que le pude dar a mi no razonamiento y a toda despreocupación que desde ahí naciese y comenzó con ese segundo, con esas pocas letras que expresan un saludo y una presentación. (16/05/2007)

Aun queda mucho

Por lo menos ya se que cosas no quieres, y aunque yo sea el primero en la lista lo aceptaré.
Las despedidas no me gustan, menos si se que te volveré a ver, y es que lo que pasó para mi no es simplemente eso, quisiera tantas cosas, que me devolvieras mis palabras mis sueños y todo lo demás, es que no quiero que te lleves mi inocencia, esos sueños locos de hacer lo imposible, de saltar un mundo y de crear otros cuantos, de tocar las estrellas, de bajarlas del cielo en tu nombre y de tocar unas canciones que lleven tu aroma. Se que jamás entregaré todo lo que te dí a alguien más, no quiero ser mas viejo de lo que ya soy, no quiero que me digan como y por donde, y tampoco quiero morirme pensando en que un día todo esto ya no me importó.

En el fin del mundo

Me gustaba mirar las nubes pasar, rápido muy rápido sobre mi cabeza, sentirme uno con todo lo que me rodea, respirar y nada más, recostarme sobre el verde pasto, y soñar, volar con las nubes que con prisa van y no dejan más que su recuerdo en mi mente y de aquel lugar.
Espero volver algún día, es ahí donde más cerca del fin del mundo me siento, y donde el día no importa si solo me despierto para vivir.